Al accionar el botón de encendido de la cámara, el objetivo se despliega y la pantalla de la cámara se enciende, pero no se mantiene apenas 1 ó 2 segundos y se vuelve a cerrar el objetivo y se apaga la cámara.
En principio la cámara no se ha golpeado.